Cubrimos los aspectos básicos de la redacción de un currículum sólido. Leer 
Blandas

✓ Facultades críticas

7 Mins read

¿Cuándo soy capaz de criticar y dónde está mi autoafirmación? No siempre es fácil encontrar el equilibrio adecuado entre aceptar las críticas y hacer valer la propia opinión. Decir «sí» y «amén» a todas las críticas no es bueno para tu propia autoestima ni ayuda a tu carrera. Si la crítica es injusta o inexacta, tiene derecho a expresar su opinión. En este artículo aprenderás a reaccionar ante las críticas y a criticar tú mismo a los demás.

Facultades críticas Definición: ¿Qué significa facultades críticas?

La crítica se ha convertido en un término bastante negativo hoy en día. En realidad se trata de una «retroalimentación», que puede ser tanto positiva como negativa. El término «crítica» se remonta originalmente a un verbo griego que puede traducirse como «(sub)separar» o «separar». En sentido estricto, se trata de separar el objeto y evaluarlo según criterios generales y personales.

Las facultades críticas significan que eres capaz de aceptar y afrontar las críticas. La crítica puede ser constructiva o destructiva. En este último caso, no se da ninguna sugerencia de mejora, lo que dificulta la mejora de lo que se critica.

¿Qué tan crítico es usted?

Cuando te critican,

  • … No te sientes atacado personalmente y no buscas excusas para tus errores.
  • … Escuchas con atención a la otra persona y ves las críticas como una oportunidad para mejorar.
  • … Puedes aceptar y aplicar las críticas.

Si estos puntos se aplican a usted, esto indica que es capaz de aceptar las críticas. Aquí puede encontrar un autotest con preguntas sobre sus propias facultades críticas.

Crítica constructiva: lo que cuenta es cómo se hace

Para dejar claro que la crítica no es una mera crítica, se suele utilizar el término «crítica constructiva».

La crítica constructiva no debe condenar a la persona juzgada, sino que debe incluir sugerencias sobre cómo hacer mejor las cosas en el futuro y cómo evitar los errores.

La crítica constructiva puede darse en el principio del sándwich: Empiezas con algo positivo, pones un aspecto negativo detrás y concluyes con un comentario positivo. De este modo, demuestras tu aprecio por la otra persona y le facilitas que acepte también el punto negativo de la crítica. La crítica constructiva se dirige al objeto a evaluar, por ejemplo, una conferencia o una reunión con un cliente.

Crítica destructiva

Las críticas inútiles se reconocen por su carácter inespecífico y excesivamente personal. Por ejemplo: «Eso no fue nada» o «No sabes hacer nada». Es mejor no dejar que esas críticas te afecten y concentrarte en los comentarios que también ofrecen un valor añadido.

Aprendizaje de las facultades críticas

Básicamente, puedes aprender de cada situación en la que te critiquen. No sólo de la propia crítica -para mejorar- sino también para la próxima vez que te critiquen.

Hay algunas cosas que puedes hacer para aumentar tus facultades críticas.

  • Vea las críticas como una oportunidad: Por supuesto, a nadie le gusta escuchar críticas sobre su propia persona. Sin embargo, no debe comenzar inmediatamente a defenderse y contraatacar. Más bien, tienes la oportunidad de crecer a partir de las críticas y de mejorar.
  • Lenguaje corporal: cruzar los brazos por delante del cuerpo puede interpretarse como un rechazo. Por lo tanto, cuando estés en una reunión de retroalimentación, debes prestar atención al lenguaje corporal abierto. Esto significa: mantener una postura erguida y presentar las manos abiertamente sobre la mesa.
  • Deja que terminen: Si dejas que tu interlocutor termine y te escuche bien, no sólo parecerá más profesional, sino que también te ayudará después. Si conoces el punto de vista del crítico, puedes reaccionar mejor ante la crítica. Esto incluye no justificarse inmediatamente. Primero acepta las críticas y luego reacciona en consecuencia.
  • Seguimiento: Puede ser útil si no entiendes del todo la crítica. Al pedir una aclaración, solicitas educadamente que se expliquen con más detalle algunos puntos de la crítica. También puede pedir sugerencias concretas de mejora.
  • Percepción propia vs. percepción externa: Sea consciente de que la crítica es «sólo» la opinión de una tercera persona. Es usted quien decide cómo y si acepta las críticas. A veces las críticas simplemente no están justificadas. Por lo tanto, es importante comparar el punto de vista de la otra persona con el suyo propio.

Consejo: La próxima vez, observa cómo reaccionas a las críticas. Entonces podrás analizar tu comportamiento y ajustarlo si es necesario.

Aceptar las críticas

Manejar las críticas con confianza significa aceptar los consejos y las sugerencias constructivas, escuchar con atención y no interrumpir los comentarios. Antes de justificarse, debería comprobar la exactitud de los comentarios. Hacer preguntas concretas envía dos señales a tu crítico: te tomas su crítica en serio y te preocupa cómo puedes ponerla en práctica. Hacer preguntas concretas también puede hacerte ganar puntos de simpatía, porque escuchar activamente es una señal de aprecio.

Aunque no sea divertido tener que escuchar críticas negativas: Vale la pena. Las críticas de hoy pueden convertirse en los elogios de mañana si se aplican adecuadamente. Para poder aceptar las críticas, es útil tener la actitud adecuada: ver siempre las críticas como una oportunidad y una posibilidad de mejorar, y no como una reprimenda o una humillación.

Dar respuesta a los comentarios

Las facultades críticas no sólo consisten en aceptar las críticas uno mismo. También se trata de hacer una crítica constructiva a los demás. Al hacerlo, debes preparar a la otra persona para la crítica. Ir directamente al grano puede parecer brusco y hacer que la otra persona se sienta atacada.

Piensa de antemano en cómo prefieres que te critiquen. Especialmente si se trata de una crítica en un ámbito profesional, debe estar absolutamente seguro de que sus críticas están justificadas. De lo contrario, la situación puede volverse rápidamente desagradable.

Dar una crítica constructiva: así se hace

  • Manténgase objetivo: Aunque sientas muchas emociones -y quizás estés enfadado con la otra persona-, debes mantener la calma. Empezar una sesión de feedback con emociones negativas parece poco profesional y no aporta valor ni a ti ni a la persona criticada.
  • Sea específico: Explica las situaciones o cosas que te molestan de la otra persona con la mayor precisión posible. De este modo, se asegurará de que sus críticas sean realmente comprendidas y, con suerte, se actúe en consecuencia.
  • Formular correctamente: Intente utilizar la formulación «Creo que este enfoque no conduce al resultado deseado» en lugar de «El enfoque es erróneo». Así dejas claro que es tu propia opinión y valoración de la situación.
  • Expresar las críticas de forma positiva: Antes has aprendido sobre el principio del sándwich. Así que primero empieza con algo positivo, luego critica y termina con algo positivo de nuevo.

Las críticas deben ser adecuadas y estar justificadas, de lo contrario no te ayudarán ni a ti ni a tu entorno social o profesional. Lo ideal es que la crítica incluya también consejos sobre cómo hacer mejor lo que se critica.

No olvides elogiar el trabajo de los demás de vez en cuando. Esto puede ser motivador y hacer que las críticas sean mejor recibidas. Al fin y al cabo, quieres que te vuelvan a elogiar después de un comentario no tan positivo.

Facultades críticas en la entrevista

También puedes demostrar tus facultades críticas en las entrevistas de trabajo. Los reclutadores suelen utilizar preguntas críticas sobre tu CV como prueba y quieren saber cómo reaccionas ante ellas.

Lo mejor es no dejar que esto te altere y responder con objetividad. También puedes utilizar situaciones concretas para demostrar cómo has afrontado las críticas. ¿Tuviste una sesión de feedback durante tus prácticas en la que te criticaron y al final tu supervisor te elogió por lo bien que aplicaste la crítica? Entonces puedes responder a ella.

No hay que responder con demasiada exuberancia a la pregunta «¿Cómo afronta usted las críticas? La afirmación «Siempre estoy contento de recibir críticas» no es de fiar porque una discusión conflictiva siempre es desagradable al principio. Más bien, haz hincapié en que las críticas te resultan muy útiles porque puedes aprender y mejorar con ellas.

Las facultades críticas en el trabajo

En la vida profesional, todos los días confluyen diferentes opiniones. Por lo tanto, es probable que tarde o temprano te encuentres en una situación en la que tengas que enfrentarte a los comentarios de los demás.

Aparte del hecho de que las personas que son capaces de aceptar las críticas lo tienen más fácil para tratar con sus semejantes -porque las personas de mal genio o de mal humor no gozan precisamente de la mayor popularidad-, la capacidad de aceptar las críticas también ayuda al desarrollo personal.

Los que saben aceptar y poner en práctica las críticas estarán más satisfechos consigo mismos y reconocerán en las críticas constructivas un potencial para el desarrollo de sus propias capacidades. Ningún maestro ha caído del cielo.

Esto se aprende ya durante las prácticas, en las reuniones periódicas de retroalimentación con el supervisor, y estas reuniones le acompañarán durante toda su vida profesional. La capacidad de aceptar críticas es esencial, especialmente para el trabajo en equipo. Se quiere conseguir el mejor resultado posible de forma conjunta y todos deben poner de su parte. La crítica, cuando se utiliza de forma constructiva, permite obtener mejores resultados. Aceptar las críticas es importante para una cooperación auténtica y abierta.