New post Consigue el trabajo de tus sueñosLeer más
Vida laboral

Incentivos para los empleados: ¿Qué opciones existen?

En el mejor de los casos, los empleados disfrutan tanto de su trabajo que las condiciones externas son secundarias. Pero incluso en ese caso, importan: Lo que el empresario ofrece, aparte del trabajo principal, influye en que los empleados estén satisfechos y se sientan valorados. Los incentivos para los empleados también desempeñan un papel importante. Aquí encontrará más información sobre los incentivos disponibles para los empleados, por qué pueden ser útiles y qué incentivos son adecuados en cada caso.

1

¿Qué son los incentivos para los empleados?Incentivos Significado

¿Qué es importante para que los empleados estén satisfechos con su trabajo? La respuesta incluye sin duda, en primer lugar, aspectos como el propio trabajo, el salario, las oportunidades de promoción, el ambiente de trabajo y la gestión de los empleados por parte de los superiores. También es importante el aprecio del empresario. Puede expresarse en forma de elogios y contacto personal respetuoso. Los beneficios adicionales, que el empresario no está obligado a proporcionar, también pueden ser una forma de expresar aprecio a los empleados.

Aquí es donde entran en juego los incentivos para el personal. ¿Qué son exactamente? El término inglés incentives se traduce como incentivos, motivación, estímulo. Los incentivos para empleados son extras que los empresarios dan a sus empleados para impulsarlos a rendir más. Los incentivos para empleados pueden ser tangibles o intangibles. Descubra por qué cada vez más empresas tienen programas de incentivos en la siguiente sección.

2

Por qué muchas empresas recurren a incentivos para sus empleados

Los empleados son el capital de una empresa, y el éxito de una empresa depende de la competencia y la voluntad de rendimiento de sus empleados. Muchas empresas lo reconocen desde hace tiempo y desarrollan estrategias para encontrar buenos empleados y mantenerlos en la empresa. Especialmente en los sectores que se han convertido en un mercado de solicitantes -donde hay más vacantes que candidatos adecuados-, los empresarios tienen que idear algo para ser lo suficientemente atractivos para los trabajadores cualificados.

Por un lado, un empleo es atractivo si las condiciones básicas son correctas, por ejemplo el salario, el ambiente de trabajo y las oportunidades de promoción. Por otro lado, los empresarios pueden ir más allá y endulzar el trabajo de sus empleados con incentivos. Si los programas de incentivos se eligen con cuidado, pueden aumentar la satisfacción de los empleados.

Si los empleados están satisfechos, a los empresarios les compensa de muchas maneras. Los empleados satisfechos son más leales. Es menos probable que abandonen la empresa si les llega una oferta de trabajo interesante de otra empresa. También tienden a esforzarse más y a menudo trabajan de forma más voluntaria. Las horas extraordinarias son también un problema menor para los empleados si están básicamente satisfechos con su trabajo y se sienten valorados por su empresa.

Un buen programa de incentivos y el consiguiente aumento de la satisfacción de los empleados puede mejorar la productividad de la empresa. Del mismo modo, puede haber menos absentismo laboral por enfermedad. Las ideas de incentivos bien elegidas pueden reforzar la reputación de una empresa como empleador y garantizar que más profesionales altamente cualificados soliciten empleo en ella. Esto supone una ventaja frente a los competidores y puede mejorar la posición de una empresa en el mercado.

Incentivos para los empleados: ¿Qué opciones existen?

Los incentivos para los empleados también pueden ser económicamente gratificantes para ambas partes. Los aumentos salariales, por ejemplo, que podrían ser una alternativa a los incentivos a los empleados, suponen mayores gastos de seguridad social y costes laborales no salariales para los empresarios, y además tienen que tributar. Para los empleados, un aumento salarial puede dar lugar a un tipo impositivo diferente, lo que les deja con menos dinero extra. En cambio, muchos incentivos siguen estando exentos de impuestos dentro de ciertos límites de exención. Si los empleados pueden reducir sus propios gastos como resultado, pueden acabar con más dinero en su cuenta bancaria que si hubieran recibido un aumento salarial.

3

Incentivos: Ejemplos

Cuando las empresas utilizan programas de incentivos, éstos pueden adoptar la forma de incentivos muy diferentes. Estos incentivos pueden ser tangibles, pero también intangibles. Su valor puede variar mucho de un incentivo a otro.

Los incentivos a los empleados pueden ser, por ejemplo, los siguientes:

  • Bebidas gratis
  • Cestas de fruta
  • Vales de comida
  • Teléfono móvil de empresa o portátil de empresa
  • Coche de empresa
  • Bicicleta de empresa
  • Subvenciones para guarderías
  • Guardería interna
  • Dietas para gastos de viaje
  • Pensiones de jubilación
  • Horarios de trabajo flexibles, como los basados en la confianza
  • Formación continua y seminarios
  • Eventos
  • Actos en equipo
  • Programas de bonificación
  • Aumentos salariales
  • Viajes de incentivo
  • Subsidio de vacaciones (paga de vacaciones)
  • Abono al gimnasio
  • Días de vacaciones adicionales hasta un número ilimitado de días de vacaciones
  • Entradas gratuitas, por ejemplo para conciertos o acontecimientos deportivos
  • Horas extraordinarias pagadas
  • Vales de compra
  • Regalos para ocasiones especiales (cumpleaños, boda, nacimiento de un hijo, etc.)
4

Elegir los incentivos adecuados para los empleados Cómo pueden los empresarios desarrollar buenas ideas de incentivos

Los programas de incentivos pueden ser una buena idea desde el punto de vista del empresario y, sin duda, siempre son bien recibidos entre los empleados. Sin embargo, los empresarios deben pensar detenidamente qué incentivos utilizar. Los incentivos que no se ajustan a las necesidades y deseos de los empleados cuestan dinero innecesariamente. Es crucial generar ideas de incentivos que realmente cuenten con la aprobación de los empleados.

Es esencial que los empresarios averigüen de qué se trata. Esto puede hacerse mediante encuestas, pero las entrevistas personales también pueden ser informativas. Se pueden introducir nuevos incentivos a modo de prueba para ver en qué medida se utilizan. Lo que funcione bien seguirá ofreciéndose, mientras que los incentivos menos populares pueden eliminarse. Tiene sentido disponer de una combinación lo más amplia posible que responda a los deseos individuales de los empleados. Al hacerlo, es importante tener en cuenta lo que es posible eximir de impuestos por consideraciones económicas.

No solo es importante qué incentivos se ofrecen a los trabajadores. También es importante en qué condiciones marco tiene lugar y cómo se comunican estas condiciones marco. La equidad y la transparencia son muy importantes. Debe quedar claro para todos los empleados en función de qué criterios pueden recibir determinados incentivos, por ejemplo, por logros especiales, por muchos años de cooperación o simplemente porque sí. Cuanto más claros se comuniquen los posibles criterios, menos resentimiento surgirá entre los empleados que no saben por qué no reciben nada.

Incentivos para los empleados: ¿Qué opciones existen?

Los incentivos a los empleados pueden aumentar su satisfacción, pero no bastan por sí solos. Es importante que los empresarios -representados por los directivos- muestren un aprecio sincero a sus empleados más allá de los incentivos tangibles. Muchos directivos subestiman el impacto que pueden tener los elogios sinceros. El efecto es mayor cuando los incentivos para los empleados se combinan con un aprecio verbal y auténtico. Cuando los empleados sienten que se les toma en serio y se les ve, puede haber una gran diferencia. 

5

Incentivos para empleados mal elegidosEste es el daño que pueden hacer

Es muy importante que las empresas elijan cuidadosamente los programas de incentivos. Los incentivos mal elegidos pueden tener varios inconvenientes. Por un lado, cuestan dinero innecesario a los empresarios si no se utilizan y su efecto se desvanece. Los incentivos que no tienen en cuenta las necesidades y deseos de los empleados no sirven para nada. Por ejemplo, si una empresa ofrece como incentivos eventos que no interesan a los empleados, se trata de dinero tirado a la basura. 

Por otra parte, los incentivos mal elegidos pueden incluso perjudicar a los empleados, más allá del perjuicio financiero para el empresario en términos de costes innecesarios. Por ejemplo, los trabajadores pueden sentirse molestos porque no todos los empleados pueden beneficiarse de determinados incentivos para empleados. La frustración es especialmente probable si no está claro en qué condiciones se conceden determinados incentivos.

Del mismo modo, las condiciones básicas pueden no ser las adecuadas y los empleados pueden sentir que no hay un verdadero aprecio detrás de los incentivos. Tal vez haya bebidas y cestas de fruta gratis en la empresa, pero la forma en que los directivos tratan a su personal es totalmente inapropiada: los supervisores pueden ser coléricos o comportarse de forma injusta. También puede ocurrir que el empresario demuestre de otras formas que realmente no se preocupa por el bienestar de sus empleados. Esto puede sugerirlo un salario bajo, malas condiciones de trabajo o una falta de acomodo en términos de conciliación de la vida laboral y familiar. 

6

Los límites de los incentivos empresariales

Los incentivos a los empleados pueden ser muy útiles para aumentar la satisfacción de éstos e impulsarles a rendir más. Sin embargo, no lo son todo y, sobre todo, no pueden compensar los problemas fundamentales de una relación laboral. Por tanto, los incentivos nunca deben ser un fin en sí mismos, sino que siempre deben formar parte de un plan serio y bien pensado para mostrar aprecio a los empleados.

Supongamos que en una empresa reina un ambiente de trabajo miserable, relacionado con el comportamiento de los superiores o las condiciones laborales. Entonces es poco probable que los vales de comida, las entradas de trabajo o los pases gratuitos eviten que los empleados estén descontentos y posiblemente busquen un nuevo empleo. Los incentivos que deben entenderse como agradecimiento no funcionan si los empresarios no tienen ningún interés sincero en sus empleados. Por lo tanto, para que los incentivos a los empleados funcionen deben satisfacerse algunas necesidades básicas, por ejemplo, en cuanto al salario, las condiciones de trabajo y el comportamiento de los directivos.

En algunos casos, los incentivos pueden resultar estresantes para los empleados, sobre todo si se basan en el rendimiento. Si uno ya tiene un trabajo exigente y luego tiene que esforzarse para conseguir determinados incentivos, no es probable que se sienta más feliz. En tales condiciones, tarde o temprano, las personas pueden llegar a estar sobrecargadas de trabajo, lo que puede provocar agotamiento o dolencias psicosomáticas. También es más probable que se cometan errores cuando los empleados están sometidos a mucha presión.

19 Entradas

About author
Cofundador de Okey CV. Orgulloso de haber y estar ayudando a miles de personas a encontrar el empleo de sus sueños. Redactor de guías sobre curriculums y orientación laboral.
Articles
    Entradas relacionadas
    Vida laboral

    Cómo redactar una sólida declaración de principios para orientar su carrera profesional

    Cuando te adentras en el mundo de las oportunidades profesionales, puedes tener la sensación de que te arrastran en varias direcciones a…
    Vida laboral

    Síndrome de fatiga crónica: Síntomas, diagnóstico y terapia

    Si alguien se siente permanentemente agotado y le cuesta levantarse para hacer cualquier cosa, es posible que padezca el síndrome de fatiga…
    Vida laboral

    Primera impresión: ¿Es impresionable?

    Cuando se establecen nuevos contactos, es inevitable: la primera impresión. Generalmente, se concede gran importancia a las primeras impresiones, como demuestran refranes…