Cubrimos los aspectos básicos de la redacción de un currículum sólido. Leer 
Entrevista

Puntos débiles en la entrevista

6 Mins read

Es probable que la pregunta sobre tus puntos fuertes y débiles surja tarde o temprano en la entrevista. Te damos ejemplos de buenas respuestas a tus puntos débiles y te mostramos cómo puedes responder a la pregunta de forma individual. Al fin y al cabo, las respuestas estándar no convencen a nadie. Con estos consejos, puedes responder de forma auténtica y honesta, sin reducir tus posibilidades de conseguir el trabajo.

¿Cuáles son sus puntos débiles? – Objetivo de la pregunta

Junto con la pregunta sobre los puntos fuertes, la pregunta sobre los puntos débiles es una de las más habituales en la entrevista. No se trata de exponer tus puntos débiles en la entrevista y luego resolverlos. Puede descartar esta idea y, por lo tanto, no debe desarrollar ningún miedo a la entrevista.

La intención principal del departamento de RRHH es poner a prueba tus facultades críticas y tu autorreflexión. Los reclutadores quieren saber si eres reflexivo y consciente de tus puntos débiles. Nadie espera que seas impecable: las peculiaridades son humanas y forman parte del juego. Sin embargo, lo importante es la forma en que afrontas tus debilidades. Los entrevistadores quieren llegar al fondo de ti y saber si estás motivado para aceptar tus defectos y trabajar en ellos. Este es el punto decisivo.

Por cierto: la pregunta «¿Cuál es su mayor debilidad?» también se plantea con frecuencia en una entrevista de trabajo en inglés. Por lo tanto, debe estar preparado para ello también aquí.

Formular la pregunta sobre sus puntos débiles

En el pasado, en las entrevistas de trabajo clásicas casi siempre te preguntaban de forma muy directa y abierta sobre tus puntos débiles: «¿Cuáles son tus puntos débiles? Hoy en día, en la entrevista de trabajo suelen preguntarte por tus puntos fuertes y débiles de forma indirecta, posiblemente incluso en forma de rompecabezas.

Aquí existe el peligro de no reconocer la situación a tiempo y «caer en la trampa» de la otra persona. Esta estrategia psicológica se utiliza para adormecerlo primero y luego para abordar la pregunta real desde una perspectiva diferente. Por ejemplo, se le pregunta qué le molesta de sus colegas, superiores o clientes para sacar conclusiones sobre su propia personalidad.

Formulaciones típicas en la entrevista de trabajo

Las siguientes frases suelen utilizarse para preguntar por tus puntos débiles de forma más indirecta en la entrevista de trabajo:

  • «¿Qué tres características le disgustan en sus colegas?
  • «¿Y qué tres cualidades les desagradan a tus colegas?»
  • «¿Qué fortalezas personales tiene tu actual jefe que a ti te faltan?»
  • «¿Cómo le criticaría un cliente insatisfecho?»

Es posible que también tenga que explicar sus puntos débiles en su CV. Por lo tanto, debe estar preparado para las preguntas sobre un vacío en su CV y ser capaz de explicar cada estación de su carrera profesional. También debe poder explicar de forma plausible si ha abandonado sus estudios o ha cambiado de trabajo en una rápida sucesión.

Pregunta sobre la escala de debilidades

Un enfoque habitual en las entrevistas de trabajo es ahora también la autoevaluación de tus puntos fuertes y débiles con la ayuda de una escala. Aquí se le pregunta qué tan bien domina ciertas habilidades en una escala de 1 a 10. El 1 es la peor calificación y el 10 significa que es un profesional absoluto en este ámbito.

Con este método, los jefes de personal reciben información muy significativa sobre su autorreflexión y pueden preguntarle directamente y con mayor intensidad cómo ha afrontado el punto débil y si ha trabajado en él.

Ejemplos de preguntas típicas de la escala:

En una escala del 1 al 10, ¿cómo …

  • … ¿Eres resistente al estrés?
  • … ¿Eres capaz de comprometerte?
  • … ¿Eres asertivo?
  • … ¿Estás preparado para el conflicto?
  • … ¿Eres un jugador de equipo?
  • … ¿Es buena tu facultad de percepción?

Responder individualmente: Preparar sus puntos débiles

Dado que la pregunta sobre los puntos débiles surge en la mayoría de las entrevistas, tiene sentido pensar en ella cuando se prepara la entrevista. Sin embargo, es muy difícil darle respuestas generales, ya que dependen de su personalidad. Además, no ganarás puntos en una entrevista si das respuestas estándar a la pregunta sobre tus puntos débiles. No hace falta, porque con estos consejos responderás con autenticidad:

  1. Análisis de puntos fuertes y débiles:
    Como ejercicio, puedes hacer una lista de tus puntos débiles. Como esto a veces no es tan fácil, puedes pedir ayuda a tu familia y amigos. Normalmente, los demás tienen una imagen más diferenciada de ti. Los tests de personalidad pueden ser otra forma de identificar tus puntos débiles. Con el test gratuito de las 16 Personalidades puedes averiguar en menos de 15 minutos a qué tipo de personalidad perteneces.
  2. Nombre de la debilidad real:La
    autenticidad es la clave. Aunque a veces lo parezca en tu vida profesional, nadie espera que seas perfecto. Por eso no hay que convertir un punto fuerte en una supuesta debilidad, sino admitir los puntos débiles.
  3. Integrar la propuesta de solución:
    Los puntos débiles en la entrevista de trabajo deben seguir siempre el mismo patrón: Primero expones abiertamente tu debilidad y luego explicas cómo estás trabajando en ella. Esto hará que tu entrevistador sea consciente de que estás trabajando constantemente en ti mismo y quieres mejorar.
  4. Adecuar los puntos débiles al puesto de trabajo:
    Esto significa que no debe mencionar ningún punto débil que pueda tener un impacto negativo en su rendimiento en el puesto. En concreto, esto significa, por ejemplo, que los empleados de ventas no deben ser reticentes.

Buenos ejemplos de debilidades: Lista con buenas respuestas

Una buena respuesta a la pregunta es aquella en la que eres abierto y honesto sobre tu debilidad y explicas cómo estás trabajando en ella. La siguiente lista le ofrece un resumen de buenas respuestas a la pregunta sobre sus puntos débiles:

  • «Soy un poco olvidadizo, pero por eso uso listas de tareas y un calendario organizado».
  • «A veces me distraigo, pero desde que he eliminado todos los distractores en el trabajo, ya no me pasa».
  • «No me gusta hablar por teléfono, pero si escribo un guión de antemano, puedo superar cualquier llamada con seguridad y aplomo».
  • «Suelo ponerme nervioso antes de las presentaciones, pero la preparación exhaustiva y la práctica de la presentación en el equipo me dan la confianza necesaria».
  • «Me resulta más difícil concentrarme cuando hay mucho ruido, pero recurro a mis auriculares y a escuchar música de piano en esos momentos».
  • «Soy muy malo recordando nombres. Por eso intento anotar los nombres de las personas con las que hablo. Incluso escribirlos me ayuda a recordar mejor el nombre.

No-Gos: Ejemplos de malas respuestas

Hay algunos errores que debes evitar a toda costa al preguntar por tus puntos débiles:

  1. Platitudes: «¿Yo? ¡No tengo ninguna debilidad! – Esto da la impresión de ser arrogante, prepotente y poco auténtico, lo que reduce tus posibilidades de conseguir el trabajo.
  2. Bromas: «Tengo debilidad por el chocolate» o «Tengo debilidad por la vejiga». – Este tipo de respuestas se consideran un intento fallido de dar una respuesta graciosa y dejan claro que estás intentando evitar la pregunta.
  3. Fuerza real: «Soy demasiado perfeccionista». – esta respuesta muestra una ambición excesiva y se menciona tan a menudo que la mayoría de los reclutadores probablemente sólo puedan sonreír con cansancio.

Además, nunca debes mentir inventando u ocultando cosas. A menudo se le invitará a un trabajo de prueba tras una entrevista satisfactoria. A más tardar aquí, se sacarán a la luz los puntos débiles evidentes.

Puntos fuertes y débiles en la entrevista

Además de la pregunta sobre tus puntos débiles, el departamento de RRHH se interesa naturalmente también por tus puntos fuertes en la entrevista. También en este caso, la regla es: ser auténtico e individual. Los amigos o los miembros del equipo en el trabajo también pueden aconsejarle en este sentido.

Al hablar de tus puntos fuertes, debes encontrar un sano equilibrio entre la modestia y el autoelogio. La arrogancia rara vez es buena, pero admitir tus puntos fuertes también es un signo de confianza en ti mismo. Lo fácil o difícil que te resulte responder a esta pregunta depende de tu personalidad. Con estos puntos fuertes serás convincente en la entrevista.

Conclusión: Debilidades en la entrevista

Como puedes ver, no es tan fácil responder a la pregunta sobre tus puntos débiles en una entrevista, pero con algunos consejos y trucos y la preparación necesaria, puedes dominarlo bien. Es importante tomarse la pregunta en serio, afrontarla y responder con honestidad y autenticidad.

De este modo, suele ir un paso por delante de muchos solicitantes y, además, hace algo por sí mismo. Fortaleces el desarrollo de tu personalidad aprendiendo a ser autorreflexivo y descubriendo en qué puedes seguir trabajando. En el mundo profesional, es muy importante que tengas una cierta voluntad de aprender y que estés motivado para hacer frente a tus debilidades.