Cómo explicar el cambio de trabajo en la entrevista

¿Le gusta cambiar de trabajo? No pasa nada. Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a superar esa pregunta en tu entrevista de trabajo.

Cualquier candidato a un puesto de trabajo puede esperar razonablemente una o dos preguntas sobre su historial laboral. La mayoría están preparados para hablar tanto de sus responsabilidades laborales anteriores como de sus éxitos. Sin embargo, ¿qué debe hacer si le preocupa que su historial pueda levantar algunas cejas?

¿Cómo se define a un «job hopper»?

Antes de pasar a cómo responder a esta difícil pregunta de la entrevista, convengamos en algunas definiciones. «Job hopping» es un término que se utiliza cuando un candidato ha ocupado varios puestos de corta duración que no son tradicionalmente de corta duración (es decir, no son puestos de temporero, contratos de duración limitada o prácticas).

¿Qué significa eso exactamente? La respuesta depende de con quién hable. Algunos jefes de contratación y empresarios no ven con buenos ojos que los candidatos lleven menos de un año en dos o más empleos seguidos. Otros ponen el límite en menos de dos años con un mismo empleador. Históricamente, los cambios de empleo se han considerado un indicio de huida hacia adelante, falta de voluntad para comprometerse a largo plazo o falta de interés por desarrollar una experiencia profunda. Estas opiniones están cambiando poco a poco, pero todavía hay muchos responsables de RRHH que utilizan la rotación aparente como filtro.

¿Son los trabajos de corta duración un impedimento para un candidato?

No necesariamente. El estigma asociado a los cambios frecuentes de trabajo se está desvaneciendo porque los días de jubilarse con un reloj de oro tras 30 años de carrera en un mismo lugar han pasado a la historia. Cambiar de trabajo se ha convertido en una parte normal del crecimiento profesional. Un estudio reciente de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos indica que la permanencia media en una empresa es de 4,2 años. Curiosamente, esa cifra es más alta para los empleados de más edad, ya que la media de permanencia de los trabajadores de 55 a 64 años es de más de diez años, y más baja para los más jóvenes, ya que la media de permanencia de los empleados de 25 a 34 años es de sólo 2,8 años.

Gallupse hace eco de estas cifras. El 21% de los millennials afirma haber cambiado de trabajo en el último año, y sólo la mitad de los encuestados espera permanecer en la misma empresa dentro de un año. Como resultado, las empresas tienen que encontrar la manera de hacer las paces con los currículos más cortos, para no descalificar a la mayoría de los solicitantes de empleo que, por lo demás, son aptos.

Esto no significa que deba llegar a la entrevista y descartar la pregunta sobre el historial laboral por considerarla irrelevante. Lo más probable es que el director de recursos humanos quiera saber las razones por las que dejaste el trabajo y merece la pena estar preparado. Tenga en cuenta lo siguiente.

Reconocer y aliviar las preocupaciones sobre tus saltos de un empleo a otro

Tu historial laboral podría estar provocando algunas preocupaciones en el responsable de contratación. He aquí una breve muestra de lo que podría estar pasándole por la cabeza:

  • «¿Es probable que el candidato se rinda fácilmente cuando se encuentre con desafíos?».
  • «¿Tiene el candidato antecedentes de no llevarse bien o de no encajar en un equipo profesional?».
  • «¿Tendrá mi departamento que pasar meses formando a esta candidata sólo para ver cómo abandona un año después?».
  • «¿Es el historial laboral un indicio de que el candidato es desleal?».
  • «¿Está esta candidata tan motivada por el dinero que cambiaría de trabajo sólo para ganar un poco más en otro sitio?».

Recuerde que el responsable de contratación no conoce la verdadera historia que se esconde tras su lista de fechas y puestos de trabajo. Por lo tanto, estas preguntas son perfectamente comprensibles y válidas. No te las tomes como algo personal, ya que podrías ponerte a la defensiva. No sienta la necesidad de disculparse o explicar los breves periodos de empleo, o correrá el riesgo de parecer que está poniendo excusas. En su lugar, opte por la transparencia estratégica.

Cuente su historia

No puede contar su historia con eficacia si no la ha pensado con antelación. Sea sincero consigo mismo: ¿Qué le llevó a cambiar de trabajo? Lo mejor es escribir las respuestas y reflexionar sobre ellas en privado.

Algunos cambios de trabajo son fáciles de explicar y hay muchas razones aceptables para dejar un empleo. Por ejemplo, es posible que te arriesgaras con una empresa emergente que pretendía cambiar el sector, pero que diez meses después se quedara sin financiación. Tal vez tu anterior empresa cambió la ubicación de la oficina, lo que te obligó a hacer 90 minutos de trayecto en cada dirección, mermando tu productividad.

Otras situaciones pueden ser delicadas y requieren una buena dosis de contemplación y tacto. Tal vez piense que el antiguo puesto no le ofrecía oportunidades de ascenso, que el entorno de trabajo no era el óptimo o que, simplemente, no encajaba bien. Tal vez la verdad es que no te llevabas bien con tu jefe o que la cantidad de política laboral que había para conseguir algo era demasiado frustrante. Tu respuesta debe decir la verdad sin arrastrar a tu anterior empleador por el fango ni ponerte en una situación negativa.

La clave para abordar cualquier circunstancia es ser honesto y conciso. Aquí tienes algunos ejemplos de la mejor manera de explicar por qué te fuiste:

  • «Me encantó la oportunidad de trabajar en [startup de alta tecnología] y me decepcionó verla cerrar».
  • «Estoy agradecido por la oportunidad de trabajar con un gran equipo en [empresa], pero tras su reciente traslado me resultó difícil maximizar mi productividad dado el desplazamiento más largo».
  • «Estaba preparado para asumir más responsabilidades. Por desgracia, la estructura y la financiación de la empresa no permitían un crecimiento hacia arriba ni un traslado lateral.»
  • «Me ofrecieron la oportunidad de dirigir un equipo profesional increíble en [la siguiente empresa], y supe que podía marcar una verdadera diferencia allí».
  • «Quería unirme a un equipo capacitado para hacer cambios positivos».

La receta es expresar gratitud, asumir la experiencia y seguir adelante.

Convierta sus saltos laborales en una ventaja oculta

Además de utilizar la honestidad y la transparencia para explicar su historial laboral, puede convertir su historial de múltiples empleos en una ventaja oculta. Los profesionales con experiencia en muchas empresas y sectores aportan conocimientos únicos, mejores prácticas e ideas nuevas que no pueden cultivarse en un solo lugar. Además, tienden a aprender rápido y a entablar relaciones fantásticas. Reflexione sobre por qué el director de recursos humanos debería elegirle a usted por su historial laboral, no a pesar de él.

He aquí algunas ideas para empezar:

  • «En [gran empresa], tuve una experiencia inestimable de gestión de proyectos internacionales con hasta cinco equipos en distintas regiones».
  • «En [la pequeña empresa] descubrí nuevas herramientas y adquirí magníficas habilidades para la multitarea».
  • «En [pequeña empresa de consultoría], aprendí a apreciar los entresijos de la creación de relaciones con los clientes potenciales. Como he experimentado todo el ciclo de captación de clientes, ahora creo mejores propuestas y presto un mejor servicio.»

Asegúrate de alinear lo que has aprendido con los requisitos clave del puesto para el que te entrevistas. Su objetivo es ilustrar cómo su historial laboral le ha formado para ser el candidato perfecto para este puesto.

Si sus habilidades y experiencias específicas no coinciden exactamente, céntrese en las metahabilidades (o superhabilidades que trascienden las funciones y descripciones del puesto). Por ejemplo:

  • Su capacidad para comprender diferentes perspectivas le hace inestimable para cualquier trabajo que requiera anticiparse a las objeciones, preocupaciones y reacciones de otras personas.
  • El aprendizaje rápido puede ser una baza fenomenal para cualquiera que se incorpore a un sector en rápida evolución.
  • Su habilidad para detectar riesgos, problemas o puntos débiles significa que tiene lo que hace falta para mejorar todo lo que toca.
  • Por último, la narración de historias es fundamental para convertir clientes potenciales en clientes, inspirar la adhesión y el compromiso de su equipo y vender una idea a la alta dirección.  

En resumidas cuentas, cambiar de trabajo no tiene por qué ser un obstáculo en tu trayectoria profesional. Con un poco de preparación y reflexión previas, puedes convertir tu historial laboral profesional de varios pasos en una ventaja.

Lecturas recomendadas:

  • ¿Por qué no consigo el trabajo?
  • Lista de comprobación para la investigación previa a la entrevista
  • Cómo triunfar en una entrevista basada en el comportamiento

Leidy Sofia
Leidy Sofia

Experta en la redacción de artículos de entrevistas de trabajo. Con una sólida comprensión de las habilidades y características que buscan los empleadores, me dedico a investigar y analizar la empresa y el puesto específico para el que se está contratando, y utilizar esta información para crear perfiles que destaquen las habilidades y cualidades del candidato en relación con las necesidades del empleador.

Okey╭💼~ Uno
Logo