Cubrimos los aspectos básicos de la redacción de un currículum sólido. Leer 
Trabajos en línea para Jovenes

Trabajar como animador siendo joven

3 Mins read

¿Qué hace un animador ? 

Como animador, tu trabajo consiste en tomar una idea y plasmarla en papel en forma de secuencia animada.  A partir de ahí, es muy común que los animadores tomen esas secuencias animadas en papel y las pongan en un ordenador para que las animaciones cobren vida.  No siempre ha sido así, pero la tecnología ha permitido que el proceso de animación sea mucho más eficaz. 

¿Cuánto cobrará un animador ? 

Al empezar como animador, es mucho más probable que sea un hobby antes que un trabajo remunerado.  Lleva tiempo adquirir las habilidades necesarias para conseguir un trabajo remunerado y, una vez que lo consigas, es probable que sea un trabajo a tiempo parcial cuando estés disponible.  La animación se realiza en los dibujos animados, los videojuegos y cualquier caso en el que los personajes tengan que cobrar vida con un argumento.  Una vez que tengas experiencia, es más que probable que te hagas autónomo como animador en lugar de trabajar por cuenta ajena, aunque técnicamente es posible trabajar para otros si necesitan un animador a tiempo completo.  Según Salary.com, si te decides por esta carrera ganarás aproximadamente entre 50.000 y 60.000 dólares al año en el futuro.

¿Cómo puedo empezar a trabajar como animador ?

  • Asegúrate de hablar con tus padres antes de intentar convertirte en animador adolescente.  Es imprescindible que conozcan tus planes y probablemente puedan ayudarte en tus esfuerzos.
  • Antes de empezar, tendrás que determinar qué software de modelado para animadores quieres utilizar. La mayoría de los profesionales utilizan 3D Studio Max, Cinema 4D o Maya.  Los costes de estos programas son muy caros (300 dólares al mes), pero la buena noticia es que la empresa que ha creado el software da acceso a él de forma gratuita durante los tres primeros años como estudiante.  Puedes conseguir esa oferta haciendo clic aquí.  Por lo que hemos visto, no es raro que las escuelas secundarias y/o los institutos tengan estos programas a disposición de los estudiantes también. 
  • Una vez que hayas conseguido acceso al software, tienes que formarte adecuadamente. Aunque tu escuela no tenga cursos de animación directamente, es posible que tenga cursos de multimedia/diseño en su lugar. Aparte de esos cursos, hay otra formación disponible.  Puedes obtener más formación de varias maneras, pero te recomendamos que te unas a Lynda.com.  Ofrecen una prueba gratuita de 10 días y deberías obtener el permiso de tus padres antes de empezar.
  • Una vez que te hayas unido a Lynda.com, te recomendamos que busques el curso «3ds Max Essential Training» del año más reciente para empezar. En este curso, obtendrás una gran introducción a 3D Studio Max y podrás aprender bastante sobre animación y cuáles son las capacidades del software.
  • Te sugerimos que dediques mucho tiempo a acostumbrarte al software y a averiguar cómo funciona. Empezar haciendo tus propias animaciones y dibujos animados para divertirte es un buen punto de partida, necesitarás experiencia y tener tus propios proyectos para mostrarlos en un portafolio de trabajo es un gran punto positivo.
  • Una vez que te hayas formado, es el momento de empezar a buscar un trabajo a tiempo parcial. Obviamente, esto puede resultar difícil al principio porque no todos los días alguien necesita un animador, pero hay trabajos disponibles.  En primer lugar, te sugerimos que te pongas en contacto con el profesorado de tu centro para ver si ofrecen este tipo de clases, ya que los profesores suelen tener contactos en la industria y podrían conseguirte un trabajo a tiempo parcial como ayudante.  Si eso no es una opción, también puedes utilizar Upwork.com para encontrar trabajos.
  • Felicidades, eres oficialmente un animador adolescente. Aunque no serás un experto de la noche a la mañana, con el tiempo ganarás mucha experiencia con 3D studio max y este es un gran programa de software que debes conocer para tus futuras perspectivas de trabajo.