Cubrimos los aspectos básicos de la redacción de un currículum sólido. Leer 
Blandas

✓ Habilidades de acción

6 Mins read

Las habilidades blandas son el todo y el fin del éxito profesional, por eso hay que demostrarlas en la entrevista de trabajo. Aquí te explicamos cómo puedes demostrar tus habilidades ya durante el proceso de solicitud.

Definición: ¿Qué significa competencia de acción?

En la vida hay que tomar decisiones, y eso: de la forma más reflexiva posible. Hay que actuar.

Tanto en su vida privada como en el trabajo, esto significa que puede tomar la iniciativa y conseguir resultados de forma orientada a los objetivos.

La competencia de acción profesional describe, por tanto, la capacidad de resolver tareas de forma orientada a los objetivos, más concretamente: su experiencia y conocimientos le permiten resolver tareas establecidas y querer resolverlas.

En este contexto, las competencias de acción deben evaluarse como el resultado de la mezcla de otras cuatro competencias. Estos son:

  • Habilidades sociales: comunicación, comunicación y comunicación. Puede encontrar su camino en las comunidades sociales y saber cuándo y cómo hablar con los demás y dónde encontrar ayuda.
  • Competencia profesional: Para tomar decisiones seguras y actuar de forma fiable, hay que conocer el tema. Se compone de estudios o formación y posterior experiencia laboral. La escuela te prepara para que seas capaz de procesar la información de forma que puedas beneficiarte de ella y así actuar de forma independiente.
  • Habilidades de personalidad: ¿Puede manejar bien las críticas y es reflexivo? La voluntad de aprender también forma parte de ello. La competencia personal -o autocompetencia- debe hacerte consciente de tu propia posición y mostrarte el margen de maniobra que tienes.
  • Competencia metodológica: no sólo puede planificar acciones, sino también llevarlas a cabo. Esto funciona como montar en bicicleta: Cuando se aprende, se experimenta el éxito y las acciones se almacenan en la memoria. En un momento dado, tu cuerpo cabalga por sí solo y ya no tienes que pensar en ello. En tu trabajo, aprendes cada vez más formas de resolver problemas, y se fijan en tu memoria: Su experiencia aumenta con cada día.

Por lo tanto, la competencia de acción significa ser capaz y estar dispuesto a sacar provecho de estas cuatro competencias y actuar con confianza tomando las decisiones correctas.

Ejemplos: ¿Cómo puede aumentar su competencia profesional?

Las habilidades blandas se enseñan de niño a través del juego: compartir, ser servicial y alegrarse por los demás. Pero si un área no se comunica o se comunica mal ya aquí, las habilidades sociales pueden ser deficientes. Ponerse al día en estas habilidades cuesta sobre todo una cosa: tiempo.

Pero: Donde hay voluntad, también hay un camino. Lo mejor es empezar por las cuatro competencias que componen la competencia de actuar:

Competencia social

mujer pensativa, con un lápiz cerca de sus labios

Las habilidades sociales -como la mayoría de las habilidades- pueden reforzarse con mucho entrenamiento. Las habilidades sociales consisten principalmente en ser capaz de percibir y tratar los sentimientos y actitudes de otras personas.

Así que siempre debes hacerte la pregunta durante las conversaciones: ¿Qué está tratando de decirme mi interlocutor? ¿Cómo se siente? Para poder reaccionar, puedes fijarte en las conversaciones de otras personas: amigos, familiares o incluso conversaciones de películas y televisión:

¿Cómo reaccionan ante la tristeza u otras emociones? ¿Cómo se hace una conversación trivial? ¿Cómo se enfrentan a los desacuerdos? A continuación, podrá utilizar lo aprendido en conversaciones reales. Poco a poco, pensarás cada vez menos en ello y podrás hablar cada vez más libremente. Por ejemplo, las conversaciones triviales serán más fáciles y también podrá resolver los conflictos más rápidamente.

Competencia profesional

Las habilidades profesionales se entrenan de una manera completamente diferente: A través de la escuela, el estudio, la formación y el perfeccionamiento, tus conocimientos crecen gradualmente. Con el tiempo, puede convertirse en un experto en su campo.

La forma de expresar y utilizar su competencia profesional pertenece entonces a las competencias sociales.

Habilidades de personalidad

Las aptitudes de la personalidad tienen que ver sobre todo con la autorreflexión: ¿puedes manejar las críticas? ¿Estás motivado? ¿Eres consciente de las consecuencias de tus actos?

Las habilidades de la personalidad se desarrollan en la infancia: si no eres capaz de criticar, también careces de la capacidad de lidiar con los conflictos. Así que hay que enseñarle desde el principio a lidiar con un «no».

Puedes aumentar tus habilidades de personalidad principalmente a través de la repetición: repite las conversaciones que acabas de tener en tu cabeza y trata de ver la situación desde fuera. Al hacerlo, ves y aprendes a reflexionar sobre ti mismo y tus acciones. Hazte siempre las siguientes preguntas: ¿Cómo te sentirías en la situación contraria? ¿Te comportarías igual en la siguiente conversación?

Competencia metodológica

La competencia metodológica también se ancla en ti a una edad temprana. Se aprende a percibir diferentes problemas y a encontrar una solución.

Para desarrollar las competencias, hay que repetir las soluciones. Esto significa que, con el paso del tiempo, ya tendrá a mano una solución a diversos problemas sin tener que pensar demasiado en ella, y que esta solución se habrá anclado en su memoria a través de las numerosas repeticiones.

Para perfeccionar su competencia metodológica, lo único que necesita ahora es la voluntad de encontrar y ejecutar soluciones: mostrar compromiso y resolver el problema con seguridad.

Así que si no estás satisfecho con la competencia metodológica que has alcanzado hasta ahora y quieres mejorar, esto significa para ti: salir de tu zona de confort y adentrarte en lo desconocido. Te encontrarás con problemas que no habías tenido antes y aprenderás con el tiempo a salir de ellos de forma sencilla.

Un ejemplo sencillo de competencia metodológica: acercarse a los desconocidos. Pedir direcciones, repartir cumplidos o preguntar dónde ha conseguido su homólogo esos estupendos zapatos: para muchos es un problema y muchos se vuelven inseguros. Pero cuanto más lo haces, más confianza adquieres. Aprenderá a qué grupos de personas debe dirigirse y cómo y podrá mejorar su charla. Poco a poco, te resultará cada vez más fácil y voilà: Su competencia metodológica ha aumentado.

¿Cómo puede demostrar su competencia en la acción ya durante la solicitud?

¿Habilidades blandas en el proceso de solicitud? Las listas no se llevan bien: las habilidades blandas deben leerse «entre líneas»: ¿Entrenar a un equipo de fútbol infantil? Da fe de su capacidad de liderazgo, trabajo en equipo y motivación. Las competencias duras, como los certificados de ciertos idiomas, son también una prueba de las competencias blandas: voluntad de aprender, motivación y apertura.

Sin embargo, después del CV, la cosa se complica: una entrevista de trabajo dura una media de 45 minutos, un tiempo escaso para mostrar tu personalidad y carácter. Pero no es imposible: en este capítulo te explicamos cómo puedes demostrar tus habilidades en una entrevista de trabajo.

Todo comienza con la propia solicitud: el hecho de presentar la solicitud demuestra competencia: quieres el trabajo, así que haces algo por él.

Durante la entrevista, ya puedes mostrar tus habilidades sociales durante el saludo: Acércate a tu entrevistador abiertamente y encuentra el saludo adecuado. En cuanto a las preguntas de la solicitud, puedes demostrar tu experiencia y tus habilidades metodológicas: ¿Cómo resolviste los problemas anteriores, o cómo resolverías el problema ficticio que te da tu entrevistador para practicar?

También es posible que le pidan que negocie su salario o lo que le gustaría ganar. También aquí puedes demostrar tus habilidades sociales y tu capacidad de actuación: Encuentre compromisos y decida y hable con confianza.

Sin embargo, puedes mostrar tu competencia para actuar durante toda la entrevista, especialmente con motivación. Esto no demuestra directamente tu competencia para actuar, pero sí que eres capaz de tomar decisiones, quieres tomarlas y llevarlas a cabo.

Hemos resumido algunas otras habilidades blandas que te ayudarán en tu vida profesional:

¿Qué trabajos requieren una buena capacidad de acción?

Diferentes habilidades blandas son más o menos necesarias en diferentes profesiones. Los diseñadores necesitan más creatividad que una buena gestión del tiempo y los gestores necesitan más resistencia que pensamiento analítico. Este es también el caso de las habilidades de acción:

Por ejemplo, los educadores necesitan una buena capacidad de acción: los niños son imprevisibles, los conflictos o el descontento surgen rápidamente y el arte consiste en negociar con rapidez y seguridad.

Los cargos directivos y de liderazgo también deben ser capaces de actuar con rapidez y seguridad. Tienen una gran responsabilidad y es importante que sean capaces de afrontarla con seguridad, y para ello también debe haber motivación.